Si estás embarazada o tienes un bebé, seguro que la lactancia materna es un tema que te interesa. Escuchamos sobre ella desde antes de quedar embarazada, pero cuando llega el momento no siempre logramos tener todo claro. Acá hablaremos sobre todo lo necesario para que tu experiencia sea un éxito, pero sobretodo sea satisfactoria para ti y para tu bebé.

EL ABC DE LA LACTANCIA.

Lactancia Materna a demanda

Lo primero que debes tener claro es que somos mamíferas, lo que significa que dar pecho es normal y natural. Lo más importante es prepararte, y no me refiero físicamente. Debes estar informada, esa es la manera más eficaz de lograr una lactancia plena y feliz.

Al comienzo, amamantar puede parecer abrumador. Por eso es vital entender que es un proceso natural al que el bebé y tu deben acostumbrarse. Con el tiempo dar pecho será simple y sin contratiempos.

LAS CLAVES DE LA LACTANCIA.

  • Mientras más pronto ofrezcas pecho mejor: Lo ideal es que el bebé pueda mamar durante la primera hora luego del parto. Su instinto de succión es intenso lo que ayudará a implementar la lactancia de manera eficaz.
  • Lactancia Materna a libre demanda: El ritmo lo marca el bebé. Olvídate del reloj y los horarios. Dale pecho cada vez que el bebé llore o lo busque. Si estás en la calle y no te sientes muy cómoda dando pecho en público, puedes usar unos fulares para cubrirte.
  • A mayor succión mayor producción: Tu producción de leche está ligada a la succión de tu bebé. Si le das pecho a tu bebe a libre demanda tendrás producción suficiente.
  • No tienes que darle de los dos pechos en cada toma: Deja que el bebé mame de un mismo pecho durante toda la toma hasta que lo suelte. La leche materna tiene varias fases, la primera es más ligera y sirve para hidratar, mientras que la última es más grasa con más calorías lo que lo dejará satisfecho. Puedes ofrecerle el otro pecho luego de que suelte el primero.
  • Cuida lo postura de tu bebé: El bebé debe tener la postura correcta al momento de la toma. Esto evita problemas de succión y daños en tu pecho. Para mayor comodidad tanto para ti como para el bebé, lo ideal es utilizar un cojín de lactancia.

MITOS Y REALIDADES DE LA LACTANCIA.

Lactancia materna

La lactancia materna está rodeada de mitos que hacen que a las madres se les complique dar pecho a sus hijos.

  • Las madres con pechos pequeños no pueden amamantar. FALSO. No importa el tamaño de los pechos ya que ahí no se almacena la leche materna. Esta se produce a medida que el bebé succiona.
  • La madre debe hacer una dieta estricta. FALSO. Los alimentos que consume la madre no llegan al bebé.
  • No todas las mujeres pueden producir leche suficiente. FALSO. Todas las mujeres pueden producir suficiente leche y de buena calidad. La clave está en ofrecer el pecho a demanda.
  • Al volver al trabajo se debe dejar la lactancia. FALSO. La vuelta al trabajo no tiene por qué significar el abandono de la lactancia materna. Puedes continuar si implementas un banco de leche materna. Para eso necesitas un extractor y los envases donde será almacenada.

TEN CONFIANZA EN TI MISMA.

Tu puedes hacerlo. Es nuestra naturaleza dar pecho. La confianza en que lograrás hacerlo te ayudará a conseguir una lactancia ideal. Recibir el apoyo de tu pareja y familia será reconfortante y satisfactorio.

Al comienzo puede resultar agobiante y difícil, pero es una etapa que pasará pronto para luego continuar con una lactancia materna exitosa. Lo más importante es que te sientas cómoda para que tu bebé también lo este.

Es una etapa maravillosa que pronto atesorarás, por eso disfrútala.